dimenciones de una persona promedio

Unidad Habitacional

Esta investigación abordará las condiciones y elementos necesarios para la constitución
del espacio arquitectónico en cuanto al desarrollo de una habitabilidad mínima y que sea
generadora de situaciones especiales por el mero hecho de serlo. Esto cobra importancia en
tanto que la escala del espacio posea una escala cercana a los límites del cuerpo humano, es
decir, que produzca una ‘burbuja’ como espacio psicológico ligado a la persona. La búsqueda ha
sido tratada por numerosos arquitectos, siendo el ejemplo más conocido el sistema Modulor de
Le Corbusier.
En definitiva se trata de buscar la calidad en el espacio reducido mediante el análisis de
una serie de parámetros que nos permitan determinar en qué sentido puede mejorar la
arquitectura a partir de su reducción a lo fundamental, en nuestro caso, a sentir.

Espacio mínimo de un refugio unidad habilitación.

Multitud en ciudad sobrepoblada
En los últimos años, se han masificado las ciudades, es decir, los espacios construidos
destinados a ser habitados. Estos espacios han estandarizado el diseño, provocando la creación
de espacios de calidad bajo y unas condiciones cada vez más restrictivas.
El análisis de parámetros arquitectónicos se hace más exhaustivo y meticuloso cuando el
espacio es escaso. Cobra importancia la forma de vivir la arquitectura de las personas y es por
esto que el proceso proyecta de los espacios mínimos debe ser siempre estudiado y revisado.

Contexto histórico del refugio unidad habitacional.

tipi indio de madera
Alcanzar el mínimo habitáculo en el que vivir y poder desarrollar todas las actividades
básicas para el ser humano ha sido desde el origen de la especie un reto, una cuestión intrínseca
a la arquitectura que, a lo largo de su historia, ha ofrecido soluciones y puntos de vista con los
que responder de la mejor forma a esta cuestión.
De igual manera podemos encontrar en el origen etimológico de la palabra ‘ecología’,
referida por igual a la ciencia y arquitectura, el oikos, el objeto más antropocéntrico de la Tierra, el
hábitat humano, la casa. Su proceso de construcción nos hace más conscientes de la necesidad
del respeto a la naturaleza y el entorno.
A los largo de la historia el ser humano ha ideado y diseñado habitáculos o viviendas mínimas,
siempre pensando en la utilidad, la sencillez y la practicidad. Estas viviendas mínimas
tradicionales se concebían como medios de protección y cobijo para sus ocupantes, dentro de
un espacio ajustado y suficiente para sus necesidades.

Datos extraídos del Modulor

medidas universales del humano promedio

 

Le Corbusier estudió las medidas del ser humano y las llevó al diseño de las viviendas. Se
introduce por primera vez el Modulor, un sistema de medidas superior a los mayoritarios
existentes, basado en la armonía, la geometría y en la medida antropomórfica del hombre de 1,83
metros de altura, que con el brazo en alto alcanzaría aproximadamente 2,20 metros.

También, tenemos la biblia de las medidas, un clásico entre los clásicos: El Arte de proyectar en
arquitectura de Ernst Neufert. La gran mayoría de los elementos que forman parte de la
construcción, incluido el mobiliario, tienen unas medidas basadas en las dimensiones del cuerpo
humano. Eso significa que aunque existen miles de variaciones de cualquier objeto y estemos en
el país que estemos, estas medidas nos servirán de guía para no cometer errores en el momento
de dimensionar un espacio.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *